Un gesto encantador para quien tiene tantas horas de viaje

Un gesto encantador para quien tiene tantas horas de viaje

El anfitrión nos estuvo esperando pacientemente aunque nuestro vuelo estuvo demorado. Estuvo atento a nuestras necesidades, proveyéndonos de inmediato el tender que le solicitamos y dejándonos todo listo para el desayuno: gesto encantador para quien tiene tantas horas de viaje.